Pics de Tristaina – Estanys de Tristaina – Pic d’Estany Forcat

Pics de Tristaina – Estanys de Tristaina – Pic d’Estany Forcat

Nos encontramos en una de las zonas más salvajes y bonitas de Andorra. Aunque la ruta empieza desde la estación de esquí de Ordino-Arcalís, en ningún momento se tiene sensación de civilización. El circo de Tristaina y sus lagos es un lugar mágico dónde la actividad glacial hizo de las suyas y moldeó estos parajes con sus esbeltos picos y sus cubetas glaciales, ahora colmatadas por lagos de alta montaña. Esta zona fronteriza con la Ariège nos permite tener unas maravillosas vistas hacia los picos más altos de Andorra y de Catalunya.

 

Para acceder al inicio de la ruta nos acercamos a las pistas de esquí de Ordino- Arcalís hasta llegar al parquin donde confluyen la telecabina de Tristaina, el telesilla Creussans y el telesilla de La Coma y donde se encuentra el restaurante de La Coma situado a 2200 m. Según en que fechas el acceso por carretera puede estar cerrado. En este caso, tendremos dos opciones de acceso. La primera es subir con la Telecabina de Tristaina o empezando la excursión desde el parquin de l’Hortell a 1900 m.

 

Empezamos detrás mismo del restaurante/base del remonte por un camino que traza una diagonal hasta un colladito. Desde aquí ya se pueden ver los lagos y el Pico de Tristaina. Una vez en el collado vamos hacia el lago que tenemos en frente, sin seguir el cartel que indica “Circ de Tristaina”. Perdemos un poco de desnivel, cruzamos el río y rodeamos el Estany del Mig por nuestra derecha. Se continúa ganando altura hasta llegar al Estany de Mes Amunt. Nos incorporamos al GR y seguimos hacia el NE hacia Port de l’Arbella. Cuando llegamos a un llano  (2480 m) bajo el Pic de l’Arbella debemos dejar el GR y desviarnos hacia los contrafuertes del Tristaina, siguiendo la senda balizada de color amarillo. Nos encontraremos con un letrero que califica como “camí molt difícil”. No nos debemos asustar, simplemente se trata de un letrero para disuadir a caminantes ocasionales.

 

Seguimos subiendo por el lomo Sur por un sendero evidente. En todo momento el camino está señalizado por puntos amarillos que no hay que abandonar. Pasamos junto a una gran roca que indica el itinerario al Refugio de Fourcat, lo dejamos a la izquierda. Llegamos a un tramo en el que se debe realizar una sencilla trepada por una chimenea (I). Esta presenta buenos agarres y se supera sin apenas dificultades. Una vez superado este tramo se sigue por la senda hasta alcanzar la cresta. Por esta, suficientemente ancha, se llega a la cima del Pic de Tristaina (2878 m).

 

Desde la cima se disfrutan de unas magníficas vistas hacia varios lagos de origen glaciar, Etang Fourcat, Oussade, Etang de la Goueille y los ya mecionados de Tristaina. Nos deleitamos con las distintas montañas que vemos desde la cima, Font Blanca, Estanyó, Serrera, Comapedrosa, Pica d’Estats e innombrables cimas que colmatan el horizonte.

 

Una vez ya hemos disfrutado de la cima retrocedemos por la ancha cresta occidental que poco a poco se vuelve más sinuosa y aérea con los ojos puestos al Pic de l’Estany Forcat, que todavía se ve lejos. Bajamos fuerte, unos 200 metros de desnivel, hasta el punto más bajo entre los dos picos, destrepando en algún punto y en otros bordeando indistintamente por la vertiente norte o sur. 

 

La cresta en general es fácil, aunque se tiene que trepar y destrepar en varios puntos. Algunos pasos son un poco aéreos, pero siempre hay buenos agarres. Llegamos al punto más bajo donde subimos un pequeño promontorio. Cruzamos un paso horizontal más aéreo, quizás el paso más entretenido de la ruta. Al otro lado aparece un muro de granito que se puede ir trepando buscando el recorrido más lógico.

Seguimos trepando y disfrutando de un magnífico ambiente de alta montaña. Pasamos una pequeña brecha y seguimos cresteando. La primera cima que nos encontramos es el pico de Costa Rodona, una cima secundaria dónde llegamos trepando.

 

Bajamos hasta un evidente collado donde sale el camino que nos llevaría hasta l’Estany Forcat y su refugio al que no nos dirigiremos. Desde el collado continuamos y volvemos a subir, primero por terreno herboso y complicándose hasta tener que poner las manos al suelo para negociar con la roca. Trepamos unos metros más hasta una canaleta, que medio trepando medio andando nos lleva a la cima del Pic de l’Estany Forcat (2859 m). Disfrutamos de las maravillosas vistas. Esta vez destaca el Macizo de la Pica d’Estats, techo de Catalunya, que se levanta unos 1800 metros por encima de l’Etang de Soulcem.

Iniciamos el descenso volviendo al collado anterior a la cima. Desde el cuello seguimos unas señales amarillas que se dirigen al sur, yendo todavía por la arista que bordea el circo de Tristaina. Unos metros más abajo vemos que las marcas amarillas bajan hacia el lado francés. Abandonamos esta senda y seguimos por la cresta, trepando y destrepando de nuevo, gestionando las dificultades por derecha e izquierda.

 

Bajamos hasta el Port de Tristaina. Seguimos por un caminito poco definido, con mojones, que baja hacia los lagos. Trazamos una diagonal por encima de los Estanys y por un camino, esta vez, más fresado, llegamos al Estany del Mig dónde solo queda deshacer el camino del principio.

La ruta es preciosa, con un entorno de alta montaña, recorriendo la parte superior del Circ de Tristaina, contemplando distintas zonas lacustres a ambos lados de la frontera, y por una entretenida cresta divertida con algún paso aéreo.

 

Cabe destacar que no es una ruta apta para personas que no estén familiarizadas con las trepadas ni la progresión por terreno técnico en crestas. Mejor ir acompañados con personas capacitadas técnicamente o con guías especializados. No debemos subestimar la ruta. Para los que no estén familiarizados con este tipo de recorridos pueden realizar la ruta circular de los lagos que no presenta ninguna dificultad

 

Eduard Tarragó Pons @kinderconesa


  • Comparte nuestra web:
  • Nos encontramos en una de las zonas más salvajes y bonitas de Andorra. Aunque la ruta empieza desde la estación de esquí de Ordino-Arcalís, en ningún momento se tiene sensación de civilización. El circo de Tristaina y sus lagos es un lugar mágico dónde la actividad glacial hizo de las suyas y moldeó estos parajes con sus esbeltos picos y sus cubetas glaciales, ahora colmatadas por lagos de alta montaña. Esta zona fronteriza con la Ariège nos permite tener unas maravillosas vistas hacia los picos más altos de Andorra y de Catalunya.

     

    Para acceder al inicio de la ruta nos acercamos a las pistas de esquí de Ordino- Arcalís hasta llegar al parquin donde confluyen la telecabina de Tristaina, el telesilla Creussans y el telesilla de La Coma y donde se encuentra el restaurante de La Coma situado a 2200 m. Según en que fechas el acceso por carretera puede estar cerrado. En este caso, tendremos dos opciones de acceso. La primera es subir con la Telecabina de Tristaina o empezando la excursión desde el parquin de l’Hortell a 1900 m.

     

    Empezamos detrás mismo del restaurante/base del remonte por un camino que traza una diagonal hasta un colladito. Desde aquí ya se pueden ver los lagos y el Pico de Tristaina. Una vez en el collado vamos hacia el lago que tenemos en frente, sin seguir el cartel que indica “Circ de Tristaina”. Perdemos un poco de desnivel, cruzamos el río y rodeamos el Estany del Mig por nuestra derecha. Se continúa ganando altura hasta llegar al Estany de Mes Amunt. Nos incorporamos al GR y seguimos hacia el NE hacia Port de l’Arbella. Cuando llegamos a un llano  (2480 m) bajo el Pic de l’Arbella debemos dejar el GR y desviarnos hacia los contrafuertes del Tristaina, siguiendo la senda balizada de color amarillo. Nos encontraremos con un letrero que califica como “camí molt difícil”. No nos debemos asustar, simplemente se trata de un letrero para disuadir a caminantes ocasionales.

     

    Seguimos subiendo por el lomo Sur por un sendero evidente. En todo momento el camino está señalizado por puntos amarillos que no hay que abandonar. Pasamos junto a una gran roca que indica el itinerario al Refugio de Fourcat, lo dejamos a la izquierda. Llegamos a un tramo en el que se debe realizar una sencilla trepada por una chimenea (I). Esta presenta buenos agarres y se supera sin apenas dificultades. Una vez superado este tramo se sigue por la senda hasta alcanzar la cresta. Por esta, suficientemente ancha, se llega a la cima del Pic de Tristaina (2878 m).

     

    Desde la cima se disfrutan de unas magníficas vistas hacia varios lagos de origen glaciar, Etang Fourcat, Oussade, Etang de la Goueille y los ya mecionados de Tristaina. Nos deleitamos con las distintas montañas que vemos desde la cima, Font Blanca, Estanyó, Serrera, Comapedrosa, Pica d’Estats e innombrables cimas que colmatan el horizonte.

     

    Una vez ya hemos disfrutado de la cima retrocedemos por la ancha cresta occidental que poco a poco se vuelve más sinuosa y aérea con los ojos puestos al Pic de l’Estany Forcat, que todavía se ve lejos. Bajamos fuerte, unos 200 metros de desnivel, hasta el punto más bajo entre los dos picos, destrepando en algún punto y en otros bordeando indistintamente por la vertiente norte o sur. 

     

    La cresta en general es fácil, aunque se tiene que trepar y destrepar en varios puntos. Algunos pasos son un poco aéreos, pero siempre hay buenos agarres. Llegamos al punto más bajo donde subimos un pequeño promontorio. Cruzamos un paso horizontal más aéreo, quizás el paso más entretenido de la ruta. Al otro lado aparece un muro de granito que se puede ir trepando buscando el recorrido más lógico.

    Seguimos trepando y disfrutando de un magnífico ambiente de alta montaña. Pasamos una pequeña brecha y seguimos cresteando. La primera cima que nos encontramos es el pico de Costa Rodona, una cima secundaria dónde llegamos trepando.

     

    Bajamos hasta un evidente collado donde sale el camino que nos llevaría hasta l’Estany Forcat y su refugio al que no nos dirigiremos. Desde el collado continuamos y volvemos a subir, primero por terreno herboso y complicándose hasta tener que poner las manos al suelo para negociar con la roca. Trepamos unos metros más hasta una canaleta, que medio trepando medio andando nos lleva a la cima del Pic de l’Estany Forcat (2859 m). Disfrutamos de las maravillosas vistas. Esta vez destaca el Macizo de la Pica d’Estats, techo de Catalunya, que se levanta unos 1800 metros por encima de l’Etang de Soulcem.

    Iniciamos el descenso volviendo al collado anterior a la cima. Desde el cuello seguimos unas señales amarillas que se dirigen al sur, yendo todavía por la arista que bordea el circo de Tristaina. Unos metros más abajo vemos que las marcas amarillas bajan hacia el lado francés. Abandonamos esta senda y seguimos por la cresta, trepando y destrepando de nuevo, gestionando las dificultades por derecha e izquierda.

     

    Bajamos hasta el Port de Tristaina. Seguimos por un caminito poco definido, con mojones, que baja hacia los lagos. Trazamos una diagonal por encima de los Estanys y por un camino, esta vez, más fresado, llegamos al Estany del Mig dónde solo queda deshacer el camino del principio.

    La ruta es preciosa, con un entorno de alta montaña, recorriendo la parte superior del Circ de Tristaina, contemplando distintas zonas lacustres a ambos lados de la frontera, y por una entretenida cresta divertida con algún paso aéreo.

     

    Cabe destacar que no es una ruta apta para personas que no estén familiarizadas con las trepadas ni la progresión por terreno técnico en crestas. Mejor ir acompañados con personas capacitadas técnicamente o con guías especializados. No debemos subestimar la ruta. Para los que no estén familiarizados con este tipo de recorridos pueden realizar la ruta circular de los lagos que no presenta ninguna dificultad

     

    Eduard Tarragó Pons @kinderconesa

    Senderismo



    Powered by Sport&Apps