La Mola de s'Esclop por la Serra des Pinotells y la Coma d'en Vidal

La Mola de s'Esclop por la Serra des Pinotells y la Coma d'en Vidal

Aparcamos los coches en el amplio margen de tierra junto al inicio de la pista, en el kilómetro 97 de la carretera Ma10, entre Estellencs y Andratx. Tomamos esta pista, parte del GR221, en dirección a Es Capdellà. Pasamos una cadena que cierra el paso a los coches, con una fuente a la derecha que siempre he encontrado seca (2’) y al llegar a una bifurcación (10’) vamos a la izquierda, hacia el Boal de ses Serveres.
A los 5’ llegamos a una zona recreativa con una barraca de carbonero restaurada, y justo detrás de ésta arranca el camino, claramente ascendente, que nos llevará hasta el Pas des Cossis (8’).
Seguimos ascendiendo hasta una nueva bifurcación (4’). A la izquierda iríamos hacia el Galatzó, pero en esta ocasión vamos a la derecha hasta alcanzar un pequeño collado (7’) donde abandonaremos el camino, dirección Oeste, hacia el Morralàs. Encontramos algún hito que nos ayudará a salvar una vaguada y ya ascendiendo nos olvidamos de los hitos, buscamos el camino más fácil y pasamos junto a un pino solitario (13’). Detrás del pino hay una estaca metálica y pocos metros más arriba unos hitos que nos llevan hacia la derecha, para salvar otra pequeña vaguada e iniciar por la derecha el ascenso al Morralàs, al que llegamos en 10’ desde el pino solitario.
Después de disfrutar de las vistas, iniciamos la bajada, esta vez siguiendo los hitos hasta la zona de la estaca metálica, desde donde iniciamos la subida, dirección Suroeste, sin hitos ni camino hacia la Serra des Pinotells. Llegamos a la primera cresta Norte en 12’ desde Es Morralàs.
Seguimos la cresta, dirección Suroeste, hacia la Mola de s’Esclop, alternando zonas de pinar con zonas rocosas. A los 27’ encontramos una pared seca a la derecha. Aquí iniciamos la bajada, siempre a la izquierda de la pared, por una zona de pinos y carrizos hasta desembocar en el camino (6’), parte del GR221, que hacia la izquierda nos conduciría hacia las Cases del Galatzó. En esta ocasión vamos a la derecha y pocos metros más arriba, encontramos una baliza que nos indica a la derecha la bajada hacia la Coma d’en Vidal y Estellencs, que es por donde regresaremos más tarde al punto de partida. En este momento seguimos ascendiendo, dirección Oeste, hacia la Era des Coll (10’).
Atravesamos la era y seguimos el claro camino hasta encontrar una bifurcación (6’) que seguimos por la izquierda para ascender a la Mola de s’Esclop por su cara Este. Siguiendo el camino bien definido y los hitos, llegamos sin ninguna dificultad hasta el vértice geodésico (25’), que marca la cima de la Mola de s’Esclop. Nos acercamos hasta los restos de la caseta de n’Aragó –a tiro de piedra dirección Sur- para reponer algo de fuerzas, al amparo de sus paredes, y así resguardarnos del viento que nos ha acompañado toda la mañana y que aquí, en la cima, se nota bastante más.
La bajada la realizamos por la cara opuesta a la de subida, siguiendo los hitos entre la caseta de n’Aragó y el vértice geodésico.
Aunque desde arriba no lo parezca, esta bajada no tiene ninguna dificultad técnica, pero debemos tener cuidado con las piedras sueltas y con el estrechamiento a modo de pequeña canal, en la parte baja de la pared.
Una vez abajo (5’), vamos hacia la derecha, dirección Norte. Dejamos algo más alto en las paredes de la derecha una balma (1’) y poco más adelante (2’) pasamos junto a la era y los restos de la Caseta de sa Mola.
Aquí conectamos con el camino, parte del GR221, que viene de la zona de Andratx y que seguimos dirección Norte para rodear la Mola de s’Esclop y llegar a la Era des Coll (23’), por la que ya pasamos de subida.
Desde la era, bajamos hasta la baliza (7’) que ya vimos también de subida y que indica la bajada por la Coma d’en Vidal. Este camino enseguida se convierte en pista, por la que continuamos obviando cualquier atajo, hasta el refugio (15’), que el Consell de Mallorca incluirá –si no lo hecho ya- como parte de la ruta de piedra en seco. Desde el refugio continuamos por la misma pista que nos dejará en 24’ en el primer cruce que por la mañana tomamos a la izquierda, hacia el Boal de ses Serveres.

Ahora no queda más que continuar bajando por la izquierda, para llegar a la carretera donde dejamos los coches a primera hora (10’) y dar por concluida la ruta de hoy.


  • Comparte nuestra web:
  • Aparcamos los coches en el amplio margen de tierra junto al inicio de la pista, en el kilómetro 97 de la carretera Ma10, entre Estellencs y Andratx. Tomamos esta pista, parte del GR221, en dirección a Es Capdellà. Pasamos una cadena que cierra el paso a los coches, con una fuente a la derecha que siempre he encontrado seca (2’) y al llegar a una bifurcación (10’) vamos a la izquierda, hacia el Boal de ses Serveres.
    A los 5’ llegamos a una zona recreativa con una barraca de carbonero restaurada, y justo detrás de ésta arranca el camino, claramente ascendente, que nos llevará hasta el Pas des Cossis (8’).
    Seguimos ascendiendo hasta una nueva bifurcación (4’). A la izquierda iríamos hacia el Galatzó, pero en esta ocasión vamos a la derecha hasta alcanzar un pequeño collado (7’) donde abandonaremos el camino, dirección Oeste, hacia el Morralàs. Encontramos algún hito que nos ayudará a salvar una vaguada y ya ascendiendo nos olvidamos de los hitos, buscamos el camino más fácil y pasamos junto a un pino solitario (13’). Detrás del pino hay una estaca metálica y pocos metros más arriba unos hitos que nos llevan hacia la derecha, para salvar otra pequeña vaguada e iniciar por la derecha el ascenso al Morralàs, al que llegamos en 10’ desde el pino solitario.
    Después de disfrutar de las vistas, iniciamos la bajada, esta vez siguiendo los hitos hasta la zona de la estaca metálica, desde donde iniciamos la subida, dirección Suroeste, sin hitos ni camino hacia la Serra des Pinotells. Llegamos a la primera cresta Norte en 12’ desde Es Morralàs.
    Seguimos la cresta, dirección Suroeste, hacia la Mola de s’Esclop, alternando zonas de pinar con zonas rocosas. A los 27’ encontramos una pared seca a la derecha. Aquí iniciamos la bajada, siempre a la izquierda de la pared, por una zona de pinos y carrizos hasta desembocar en el camino (6’), parte del GR221, que hacia la izquierda nos conduciría hacia las Cases del Galatzó. En esta ocasión vamos a la derecha y pocos metros más arriba, encontramos una baliza que nos indica a la derecha la bajada hacia la Coma d’en Vidal y Estellencs, que es por donde regresaremos más tarde al punto de partida. En este momento seguimos ascendiendo, dirección Oeste, hacia la Era des Coll (10’).
    Atravesamos la era y seguimos el claro camino hasta encontrar una bifurcación (6’) que seguimos por la izquierda para ascender a la Mola de s’Esclop por su cara Este. Siguiendo el camino bien definido y los hitos, llegamos sin ninguna dificultad hasta el vértice geodésico (25’), que marca la cima de la Mola de s’Esclop. Nos acercamos hasta los restos de la caseta de n’Aragó –a tiro de piedra dirección Sur- para reponer algo de fuerzas, al amparo de sus paredes, y así resguardarnos del viento que nos ha acompañado toda la mañana y que aquí, en la cima, se nota bastante más.
    La bajada la realizamos por la cara opuesta a la de subida, siguiendo los hitos entre la caseta de n’Aragó y el vértice geodésico.
    Aunque desde arriba no lo parezca, esta bajada no tiene ninguna dificultad técnica, pero debemos tener cuidado con las piedras sueltas y con el estrechamiento a modo de pequeña canal, en la parte baja de la pared.
    Una vez abajo (5’), vamos hacia la derecha, dirección Norte. Dejamos algo más alto en las paredes de la derecha una balma (1’) y poco más adelante (2’) pasamos junto a la era y los restos de la Caseta de sa Mola.
    Aquí conectamos con el camino, parte del GR221, que viene de la zona de Andratx y que seguimos dirección Norte para rodear la Mola de s’Esclop y llegar a la Era des Coll (23’), por la que ya pasamos de subida.
    Desde la era, bajamos hasta la baliza (7’) que ya vimos también de subida y que indica la bajada por la Coma d’en Vidal. Este camino enseguida se convierte en pista, por la que continuamos obviando cualquier atajo, hasta el refugio (15’), que el Consell de Mallorca incluirá –si no lo hecho ya- como parte de la ruta de piedra en seco. Desde el refugio continuamos por la misma pista que nos dejará en 24’ en el primer cruce que por la mañana tomamos a la izquierda, hacia el Boal de ses Serveres.

    Ahora no queda más que continuar bajando por la izquierda, para llegar a la carretera donde dejamos los coches a primera hora (10’) y dar por concluida la ruta de hoy.

    Senderismo



    Powered by Sport&Apps