Volta des General

Volta des General

Existen distintas posibilidades de combinación para alargar la ruta, pero en esta ocasión la describiré de ida y vuelta por el mismo camino, apta para todos e ideal para iniciarse en el senderismo.

Podemos dejar el coche poco antes de llegar a Banyalbufar (desde Esporles), en el punto kilométrico 85,200; ahí encontramos un pequeño parking, que los fines de semana está muy solicitado. Si estuviera lleno, volviendo un poco hacia atrás en el margen derecho de la carretera, hay varias zonas donde también se puede dejar algún coche.

La excursión la iniciamos en el mismo parking, siguiendo las claras indicaciones hacia el Port des Canonge, por una amplia pista. En 2’ dejamos a la izquierda la entrada de la casa de La Cabarola y en otros 2’ más, dejamos –también a la izquierda- un aljibe cubierto. Pasamos una portilla con la vieja barrera metálica abierta (1’) y poco más adelante (1’) encontramos una bifurcación, donde la baliza nos indica ir por la derecha.

Lo siguiente que encontramos es una sitja (era de carbonero) y su correspondiente barraca (6’); bastante más adelante lo que encontraremos es un horno de cal (13’), a la derecha.

La amplia pista se estrechará un poco al llegar a las inmediaciones del Corral Fals (9’), que reconoceremos por las altas paredes rocosas a la derecha, bajo las que literalmente pasamos y enseguida tendremos a la izquierda una buena vista sobre la Punta de s’Àguila.

En 8’ llegamos a una pista asfaltada que seguimos en descenso que seguimos 4’, hasta encontrar a la izquierda los indicadores que nos invitan a abandonarla para seguir de nuevo por la amplia pista de tierra.

A los 14’ llegamos a lo que queda de una caseta de baño y seguimos el sendero que discurre por la izquierda, acercándose al mar y que nos lleva hasta la playa de Son Bunyola (1’), que atravesamos para subir por el otro lado. Después de dejar unas pequeñas ruinas a la izquierda, llegamos al Torrent de Son Coll (4’), que también atravesamos para subir por el lado opuesto y salir a una amplia explanada.

Atravesando la explanada alcanzamos el parking y los dos miradores del Port des Canonge (3’), donde merece la pena detenerse un buen rato para disfrutar de las vistas. También es un lugar ideal para merendar antes de iniciar el regreso por el mismo camino por donde hemos venido.


  • Comparte nuestra web:
  • Existen distintas posibilidades de combinación para alargar la ruta, pero en esta ocasión la describiré de ida y vuelta por el mismo camino, apta para todos e ideal para iniciarse en el senderismo.

    Podemos dejar el coche poco antes de llegar a Banyalbufar (desde Esporles), en el punto kilométrico 85,200; ahí encontramos un pequeño parking, que los fines de semana está muy solicitado. Si estuviera lleno, volviendo un poco hacia atrás en el margen derecho de la carretera, hay varias zonas donde también se puede dejar algún coche.

    La excursión la iniciamos en el mismo parking, siguiendo las claras indicaciones hacia el Port des Canonge, por una amplia pista. En 2’ dejamos a la izquierda la entrada de la casa de La Cabarola y en otros 2’ más, dejamos –también a la izquierda- un aljibe cubierto. Pasamos una portilla con la vieja barrera metálica abierta (1’) y poco más adelante (1’) encontramos una bifurcación, donde la baliza nos indica ir por la derecha.

    Lo siguiente que encontramos es una sitja (era de carbonero) y su correspondiente barraca (6’); bastante más adelante lo que encontraremos es un horno de cal (13’), a la derecha.

    La amplia pista se estrechará un poco al llegar a las inmediaciones del Corral Fals (9’), que reconoceremos por las altas paredes rocosas a la derecha, bajo las que literalmente pasamos y enseguida tendremos a la izquierda una buena vista sobre la Punta de s’Àguila.

    En 8’ llegamos a una pista asfaltada que seguimos en descenso que seguimos 4’, hasta encontrar a la izquierda los indicadores que nos invitan a abandonarla para seguir de nuevo por la amplia pista de tierra.

    A los 14’ llegamos a lo que queda de una caseta de baño y seguimos el sendero que discurre por la izquierda, acercándose al mar y que nos lleva hasta la playa de Son Bunyola (1’), que atravesamos para subir por el otro lado. Después de dejar unas pequeñas ruinas a la izquierda, llegamos al Torrent de Son Coll (4’), que también atravesamos para subir por el lado opuesto y salir a una amplia explanada.

    Atravesando la explanada alcanzamos el parking y los dos miradores del Port des Canonge (3’), donde merece la pena detenerse un buen rato para disfrutar de las vistas. También es un lugar ideal para merendar antes de iniciar el regreso por el mismo camino por donde hemos venido.

    Senderismo



    Powered by Sport&Apps